Hogar de Cristo en Lollapalooza 2018

Más de 500 jóvenes se han involucrado con los más vulnerables

17 marzo, 2018

“Social Marbling” es el nombre de la colorida actividad con que este año Hogar de Cristo y sus fundaciones está presente por tercer año consecutivo en Lollapalooza Chile. Este 2018, el festival tiene un espacio especial donde varias organizaciones sin fines de lucro están dando a conocer su trabajo.

“Lolla Care” lo han llamado y allí estuvo Emplea, promoviendo la inclusión laboral; Súmate, comunicando la realidad de los casi 78 mil niños y jóvenes chilenos que tienen vulnerado su derecho a la educación, porque están excluidos del sistema escolar; Paréntesis, que apoya a quienes padecen consumo problemático de drogas y alcohol; y Rostros Nuevos, que lucha por la inclusión de las personas con discapacidad mental. Todas, fundaciones del Hogar de Cristo, centradas en trabajar con los más vulnerables entre los vulnerables, y que tienen su propia impronta y colorido. Paréntesis y Súmate la han llevado a la hora de pintarse el cuerpo con los colores dominantes de sus respectivos logos, el azul y el verde.

Lo del color no es trivial, porque el body marbling es una técnica de pintura ancestral -llamada ebru- que proviene del Imperio Otomano, donde se usaba para impedir la falsificación de documentos. Ebru es marmoleado sobre agua y se logra mediante diseños dibujados con tintes sobre la superficie del agua para luego poner con mucho cuidado un papel sobre esa superficie para que absorba el tinte.

Hoy, el colectivo de artistas mexicanos Gerbruzen utiliza el mismo principio pero para pintar la piel humana, logrando un espectacular marmoleado sobre las partes del cuerpo que se sumergen en las mezclas de tintes, hechas con plantas y vegetales. Eso es lo que hoy se conoce como “marbling” y que se impone en la fotografía publicitaria, videos, festivales, con espectaculares y sicodélicos resultados, y que debutará en Chile de la mano del Hogar de Cristo.

En el stand de la causa fundada por san Alberto Hurtado están tres artistas mexicanas, lideradas por Geraldina Rodríguez, co-fundadora de Gerbruzen y especialista en pintura ebru, con 4 cubetas con los coloridos propios de cada fundación. La invitación a meter las manos, los brazos, las piernas en una cubeta pasa por el compromiso de involucrarse con nuestras causas.

Lo simbólico del compromiso se traduce en un marmoleado de piel que pretende dejar huella en la conciencia social de jóvenes y adultos que quieran meter las manos en la causa de conseguir un Chile más justo y digno para todos a través de las distintas áreas de acción del Hogar de Cristo.

Para quienes se lo están preguntando, el marbling se quita con una buena ducha, pero el compromiso social adquirido esperamos que permanezca. Aún puedes pasar por nuestro stand y experimentar esta técnica, pero sobre todo “jugártela” y pintarte por los que no han tenido la misma suerte que tú y necesitan de tu compromiso solidario.

Relacionados